Del Peregrino

El Peregrino

     Un Vino que apela a la historia de un terruño de 40 años, ubicado a 4 kilómetros al sur de Yumbel en el valle del Biobío.  Por la forma natural en que ha sido trabajado lo transforma en un vino singular de calidad, originalidad y sobre todo con personalidad.

Umpel que en lengua mapuche significa Yumbel inicia el manejo de sus parras en el 2014, logrando su tercer año de producción con su cepa País El Peregrino.

Parras emplazadas sobre lomas de secano, no regados, logrando así una óptima calidad producto del estrés hídrico; dado que concentra sus energías en el fruto de la uva.

El Peregrino es elaborado bajo un proceso totalmente manual, natural y ecológico, aislado de cualquier tipo de contaminación. Utiliza lagares de madera de Raulí, lagares antiguos que han sido refaccionados permitiendo conservar su sabor original. Tapados de tal forma que impiden la atracción de bichos o insectos y de aparecer mosquitos se elimina con un producto orgánico de forma natural quemando alrededor azufre que los espanta.

 

No se utiliza el prensado para no afectar su calidad y la fermentación es manual; con revisión diaria de la temperatura y la densidad para determinar cómo va trabajando el azúcar sobre el alcohol.

 

Se pisonea una vez al día para agitar el mosto y estimular el proceso de fermentación. Ningún tipo de aditivo ni colorantes entran en este proceso.  

 

Tras 14 días pasa a la guarda en estanques de plástico con un polietileno especial para vinos que no inciden en el vino y barricas de madera.

Cierra su etapa y manteniendo la línea natural, con un corcho Eco corcho de primera de origen extranjero para cerrar esta etapa 100% natural.