copa peregrino

El cambio de habito que se nos "Vino"

     La Pandemia no sólo nos mantiene encerrados con lo que ello conlleva, sino nos ha hecho cambiar nuestros hábitos y entre ellos el consumo del vino.

     En Chile, pese a que no hay datos actualizados en relación a los cambios en el patrón, sí hay antecedentes de otros países que alertan de un alza. Antes el mayor consumo se hacía de jueves a sábado hoy los lunes se vende como si fuera jueves. 

 

     Al estar en casa es más factible sentirse con la libertad de beber durante la semana, se tiene que cumplir con menos formalidades y menos disciplina en el sentido laboral.

 

     Hoy podemos disfrutar en casa de una copita de vino de El Peregrino a la hora de almuerzo o temprano en la tarde que en épocas normales imposible considerar.

 

     Por su parte, el teletrabajo, que nos ha llevado a extensas e intensas jornadas laborales de muchas horas frente al computador, en varias ocasiones hace que no logremos conciliar el sueño para enfrentar la siguiente mañana que comenzará temprano como siempre, pero una copa de vino logra bajar la ansiedad que en tiempo de cuarentena y el temor a una enfermedad como el coronavirus es alta.

 

     Desde el punto de vista de hábitos tal cual comentado no está mal, el problema sería el exceso o empezar a caer en un consumo inadecuado.

 

     Según los expertos, más de dos tragos al día y dejar dos días a la semana sin beber, son las recomendaciones de un consumo no riesgoso. Es decir, un patrón no riesgoso, una copa de vino de 150 CC. y que mejor que sea de El Peregrino.